Trabajar las emociones en infantil

trabajar emociones en infantil

Trabajar las emociones en infantil es muy importante para que los niños y las niñas aprendan a conocerse mejor, entender por qué se sienten de una forma u otra y regular su comportamiento. También les ayuda a dominar sus habilidades sociales y entender los estados emocionales de aquellos que les rodean, algo que se consigue educando en inteligencia emocional.

Valores como la empatía, la comunicación o la resolución de conflictos se van aprendiendo con los años, pero tanto los profesores como los padres podemos ayudarles. ¿Y qué mejor para los niños o niñas de 3 a 6 años que educarlos mediante juegos y actividades divertidas?

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

El diccionario de las emociones

Este juego consiste en elegir varias fotos de niños, adultos o incluso dibujos animados expresando emociones. El niño o la niña deberá clasificarlas en las categorías que elijamos. Por ejemplo, pueden ser emociones como la alegría, el enfado, la tristeza, el miedo, el amor o el asco.

Podéis hacerlo pegando las fotos en una cartulina grande o poniéndolas en distintas cajitas. A medida que el peque vaya clasificando, hablad sobre esas emociones. Puedes hacerle preguntas como por qué cree que se puede sentir así esa persona o dibujo de la foto, cómo se manifiesta físicamente en su cuerpo o qué deberíamos hacer si vemos a alguien así.

Leer cuentos para trabajar las emociones en infantil

Los libros son unos aliados perfectos para la educación emocional. Ayudan a reconocer emociones, comprender experiencias pasadas o que están por venir, empatizar con los demás, tener un mayor vocabulario sobre emociones, ejemplificar cómo hay que comportarse y cómo no… ¡y todo ello de forma muy entretenida!

La clave para que un niño o una niña de 3 a 6 años se sumerja completamente en la historia y se beneficie de todo lo que acabamos de comentar es sentirse identificado/a con el/la protagonista. Los cuentos personalizados son ideales para conseguirlo, ya que permiten personalizar a los personajes para que sea el propio niño o niña junto a sus padres, abuelos o amigos quienes vivan una historia fantástica.

Obras de teatro y marionetas

Representar obras de teatro en casa o en la escuela es otra actividad muy divertida para trabajar las emociones en infantil. Podemos inventarnos una historia y crear un sencillo guión con varios personajes, cada uno con su propia forma de ser y sus emociones. No hay mejor forma de ponerse en la piel de otro que adoptando su papel en una obra de teatro

También se puede hacer lo mismo con marionetas o incluso juguetes, representando una historia llena de emociones, tanto positivas como negativas.

Dibujar emociones

Para este juego es necesario contar con un espejo cerca. Hay que decirle al niño o la niña que represente una emoción en el espejo y seguidamente que la dibuje. Una vez hecho el dibujo es muy recomendable hablar con el peque sobre cuándo se ha sentido así y por qué motivos. También se puede hacer con fotografías.

El rincón de la calma y la mesa de la paz

Por último, queremos recomendarte una actividad muy útil para resolver conflictos y trabajar las emociones en infantil con niños y niñas. Se trata de elegir un rincón de la casa o del aula donde el niño o la niña puede acudir cuando se vea desbordado/a por las emociones para tranquilizarse. En ese rincón debe haber objetos que les ayuden a recuperar la serenidad, como cuentos, peluches, fotografías, un reloj de arena, etc.

También resulta muy interesante la idea de crear una mesa de la paz para resolver disputas entre niños que hayan tenido una pelea. Se necesita tener un objeto, como por ejemplo una piedra o una planta, que marcará el turno de palabra. Solo quien tenga el objeto podrá hablar, así que se podrán exponer argumentos y sentimientos de forma civilizada.