Recetas para cocinar con niños y niñas de 2 años sin fuego


Cocinar con los más pequeños de la casa es una actividad muy divertida. A los niños y las niñas les encanta sentirse como su mamá o papá en la cocina, demostrarnos que también son grandes chefs y ver cómo nos chupamos los dedos con sus platos.

Aun así, es normal que pueda dar un poco de miedo introducir a un niño o una niña de 2 años en la cocina, donde se pueden cortar, quemar o hacer un desastre que tardes horas en limpiar. 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

¡Deja a un lado las preocupaciones y céntrate en disfrutar! Te traemos 5 recetas fáciles para niños y niñas sin fuego que os encantarán. Además, como ya saben por el lobo del cuento de Los tres cerditos, el fuego quema así que mejor evitarlo…

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Plastilina comestible casera (con y sin maicena)

Pizza de frutas

Preparar una pizza llena de vitaminas es muy sencillo. Su base será una sandía, que debes cortar por la mitad y hacer un corte transversal que servirá como base de la pizza.

Corta esa «base de sandía» en 8 trozos y añade una capa de queso Cottage en cada uno de ellos. Encima del queso Cottage (muy nutritivo y sabroso, aunque también puede usar cualquier queso de untar) debemos poner trocitos de la fruta que más nos guste: kiwi, fresas, uvas, mango, piña, arándanos…

Los adultos o hermanitos mayores deberán ocuparse de los cortes de las frutas, pero podemos dar al niño o la niña de 2 años toda la responsabilidad para repartir las frutas por encima de la base a su gusto.

Galletas sin horno

¿Es posible hacer galletas sin horno? ¿Y sin lactosa? O ya que estamos pidiendo, ¿sin azúcar ni aceite de palma? La respuesta es sí y resulta una receta muy divertida para niños y niñas de 2 años.

Los ingredientes mágicos para preparar estas súper galletas son: plátanos, cacao en polvo y avena de cocción rápida. Lo primero que hay que hacer es pelar los plátanos y triturarlos con un tenedor hasta lograr una pasta cremosa que servirá como sustitutivo de la leche y el azúcar.

Añade a la pasta el cacao en polvo y la avena de cocción rápida y remuévelo todo hasta lograr una masa uniforme. Podemos hacer formas divertidas con esa pasta, ya sea con moldes o con las manos, y solo quedará ponerlas en el microondas un par de minutos o en la nevera para que se endurezcan un poco.

Pastel de pan de molde

El pan de molde es una base perfecta para preparar pasteles dulces y salados para niños, ya que es muy blandito y suave. Las recetas que se pueden hacer con pan de molde son muchas.

Para preparar un pastel solo hay que ir alternando en un molde o bandeja una capa de pan y otra de relleno y terminarlo con una decoración bonita, en la que el niño o la niña puede dar rienda suelta a su imaginación.

Algunos ingredientes ideales para poner en el relleno son trocitos de pepino, lechuga, jamón york, atún, tomate, aceitunas o quesos. Para darle un mayor sabor es muy recomendable mezclarlo todo con queso de untar.

Pinchitos de frutas

Un clásico facilísimo de hacer son los pinchos de frutas. Solo se necesitan unas brochetas y frutas cortadas. Los peques deberán ir poniendo las frutas en cada brocheta a su gusto. 

Para hacerlo más divertido puedes desafiarlos a que hagan brochetas con frutas que tengan el mismo color o juntando aquellas que les gustan más.

Crema de limón

Y para terminar, otra receta muy sencilla de hacer: la crema de limón. Solo son necesarios 4 yogures de limón, 400ml de leche condensada y el zumo de 2 limones. Junto con los peques lo mezclamos bien todo, lo dejamos un tiempo en la nevera y ¡a disfrutar!