¿Por qué mi bebé se despierta llorando a gritos?


Hace unos días una mami primeriza nos preguntó por qué su bebé se despierta llorando a gritos, casi desconsoladamente y con sollozos. Aunque cada bebé es diferente, se trata de un comportamiento bastante común y con razones que, si las conoces, tienen toda la lógica del mundo.

En este artículo te vamos a explicar qué respondimos a nuestra amiga y te contaremos cómo puedes ayudar a calmar al bebé, incluso con la ayuda de los cuentos personalizados.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

 

¿Dónde están mamá y papá?

El sueño de un bebé es muy ligero y puede despertarse por mil motivos distintos. Un ruido, hambre, el pañal mojado, calor, una mala posición al dormir, la transición entre fases del sueño… son muchos los motivos por los que un bebé puede ver como se interrumpe su sueño, pero lo que le hace llorar a gritos es no tener a su mami o papi al lado cuando se despierta repentinamente.

Al no vernos a su lado llora a gritos reclamando nuestra presencia. En esas edades tempranas el bebé necesita el contacto permanente de sus padres, sentir su cuerpo, escuchar su voz y dejarse llevar por sus caricias. 

Algunas molestias un poco más difíciles de calmar

Hay otros casos en los que quizás el bebé siente molestias y no tiene otra forma de comunicárnoslo que llorando. Una de las más habituales y por la que pasan todos los bebés es la dentición, aunque no todos lo sienten igual y hay algunos que incluso ni lo notan.

También puede ser que tenga gases o escoceduras en la piel, especialmente en la zona del pañal. Hay que procurar que las prendas de vestir sean siempre lo más cómodas posible, ni muy calentitas, ni muy ligeras.

Otra opción puede ser que el bebé se esté enfermando. Si piensas que los llantos de tu bebé se deben a que está enfermando (tú le conoces mejor que nadie), consúltalo con su pediatra. Es mejor acudir siempre a un profesional antes de sacar conclusiones precipitadas.

¿Cómo ayudar al bebé a calmarse y volver a dormir?

Como hemos dicho al principio del artículo no todos los bebés son iguales. A algunos les funciona el colecho, mientras que a otros les activa todavía más. Tendrás que ir conociendo mejor qué prefiere tu hijo o hija a base de pruebas, aunque también te advertimos que lo que ahora funciona al cabo de unos meses quizás deje de ser efectivo. ¡Paciencia!

Nuestra recomendación es que, cuando el bebé se despierte llorando a gritos, trates de tranquilizarlo con tu presencia. Palabras suaves, caricias en el pelito o unas palmaditas en el culete suelen ser bienvenidas, aunque haya que insistir un poco.

Una forma de conseguir que el bebé se calme es contarle algún cuento de forma calmada. En MiCuento encontrarás El libro del pequeño bebé, un cuento en el que le deseamos lo mejor para su vida que empieza y le animamos a disfrutar de lo bueno para que crezca con alegría Y ¿Qué ves en las nubes?, le muestra, con la compañía de toda la familia, cómo las nubes pueden ser bailarinas de algodón, notas musicales o incluso astronautas siderales.

Aunque el bebé no va a entender de qué va el cuento, tu voz, tu calma y tu presencia van a conseguir que se tranquilice. Estos momentos que ahora puedes vivir con cierta inquietud los recordarás con cariño dentro de unos años. Por eso, personalizar el cuento con el que ayudabas a tu hijo o hija a dormir y guardarlo para siempre lo convertirá en un recuerdo imborrable. ¡Incluso te damos la posibilidad de escribir unas palabras en la primera página con una foto!