Poesías divertidas y cortas para niños de Primaria

La poesía forma parte de la vida de los niños desde muy pequeños. Aunque no nos hayamos parado a pensarlo, desde bebés les cantamos nanas y canciones infantiles llenas de rimas que captan su atención. Incluso los juegos de falda con los que se ríen a carcajadas deben parte de su éxito a la musicalidad que aportan las rimas.

Cuando los niños y las niñas crecen hay que animarles a seguir descubriendo el maravilloso mundo de la poesía, invitándoles a descubrir autores excepcionales y a crear sus propias composiciones. ¡Tiene muchos beneficios para su aprendizaje!

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Beneficios de la poesía en niños

La poesía es un género literario que despierta emociones, ya que no basta con leerlo de forma neutra, sino que cuanta más pasión, gestualidad y entonación le demos, más lograremos sentirla. Sin duda resulta un estímulo para el desarrollo emocional.

Leer y escribir poemas también ayuda al desarrollo del lenguaje, ya que se suelen usar palabras más complejas y elaboradas que las que escuchamos en el día a día, aportando así más recursos en el vocabulario de los niños. Además, el ritmo con el que se recitan las poesías ayudará a leer y comprender frases completas, adentrándose poco a poco en el mundo de la lectoescritura. 

La memoria es otra de las habilidades que se ven beneficiadas con la poesía. En edades como las de los niños de Primaria es necesario ejercitar la memoria diariamente, preparándose tanto para su vida académica como en su día a día. Al escuchar o leer varias veces una poesía que les gusta, terminarán memorizándola casi sin darse cuenta.

Poemas cortos y divertidos para niños de Primaria

Después de ver algunos de los beneficios de los poemas en niños seguro que tienes todavía más ganas de recitarles alguna poesía o animarles a que la interpreten ellos mismos. Por esa razón, hemos seleccionado 4 poemas cortos y divertidos para niños de Primaria que seguro que les encantarán:

 

Mariposa del aire, de Federico García Lorca:

Mariposa del aire,

qué hermosa eres,

mariposa del aire

dorada y verde.

Luz del candil,

mariposa del aire,

¡quédate ahí, ahí, ahí!

No te quieres parar,

pararte no quieres.

Mariposa del aire

dorada y verde.

Luz de candil,

mariposa del aire,

¡quédate ahí, ahí, ahí!.

¡Quédate ahí!

Mariposa, ¿estás ahí?

El gallo despertador, de Gloria Fuertes:

Kikirikí,

estoy aquí,

decía el gallo

Colibrí.

El gallo Colibrí

era pelirrojo,

y era su traje

de hermoso plumaje.

Kikirikí.

levántate campesino,

que ya está el sol

de camino.

Kikiriki.

levántate labrador,

despierta con alegría,

que viene el día.

Kikiriki.

Niños del pueblo

despertad con el ole,

que os esperan en el “cole’.

El pueblo no necesita reloj,

le vale el gallo despertador.

Los ratones, de Lope de Vega:

Juntáronse los ratones para librarse del gato;

y después de largo rato de disputas y opiniones,

dijeron que acertarían en ponerle un cascabel,

que andando el gato con él,

librarse mejor podrían.

 

Salió un ratón barbicano,

colilargo, hociquirromo

y encrespando el grueso lomo,

dijo al senado romano,

después de hablar culto un rato:

¿Quién de todos ha de ser

el que se atreva a poner

ese cascabel al gato?

El reino del revés, de Maria Elena Walsh:

Me dijeron que en el Reino del Revés

Nada el pájaro y vuela el pez

Que los gatos no hacen miau y dicen yes

Porque estudian mucho inglés

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Me dijeron que en el reino del revés

Nadie baila con los pies

Que un ladrón es vigilante y otro es juez

Y que dos y dos son tres

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Me dijeron que en el reino del revés

Cabe un oso en una nuez

Que usan barbas y bigotes los bebés

Y que un año dura un mes

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Me dijeron que en el reino del revés

Hay un perro pekinés

Que se cae para arriba y una vez

No pudo bajar después

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Me dijeron que en el reino del revés

Un señor llamado Andrés

Tiene 1.530 chimpancés

Que si miras no los ves

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Me dijeron que en el reino del revés

Una araña y un ciempiés

Van montados al palacio del Marqués

En caballos de ajedrez

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

Vamos a ver como es

El Reino del Revés

 

¿Cómo enseñar a los niños a crear poesías?

Crear sus propias poesías puede ser tan divertido como leer las de otros, así que animemos a los niños y las niñas a que den rienda suelta a su creatividad en forma de rimas. 

Para empezar a escribir sus propias poesías es necesario que se inspiren leyendo poemas como los que hemos compartido anteriormente o incluso cuentos infantiles. El Principito, por ejemplo, es una de esas historias que despiertan la imaginación de cualquiera. ¿Por qué no intentar hacer un poema de amor inspirado en el momento que el Principito habla con la rosa?

Las adivinanzas, los trabalenguas y las canciones también pueden ser grandes fuentes de inspiración. Además, es un gran momento para prestar atención a las letras de las canciones, que muchas veces quedan eclipsadas por la música.

Para que no se haga cuesta arriba el hecho de ponerse delante de un papel en blanco se pueden usar varias de las técnicas que te explicamos en nuestro artículo sobre cómo enseñar a escribir cuentos a niños de Primaria. Un truco que puede ir muy bien es elegir varias palabras que rimen e intentar crear una historia en forma de poesía con ellas.

Por supuesto, invitamos a papá y mamá a que se involucren en la creación de la poesía aportando ideas (siempre hay alguna palabra que no hay forma de rimar) y elogiando aquello que el niño o la niña imagine. ¡Pasar tiempo juntos leyendo, interpretando y creando poesía será un recuerdo imborrable para todos!