3+1 manualidades del Sistema Solar para niños (muy didácticas)


Las manualidades son un recurso muy útil y divertido para enseñar el Sistema Solar a los niños y las niñas. Si a los adultos ya nos cuesta hacernos una idea de la inmensidad del espacio y todos sus planetas, a los peques todavía les resulta más necesario mostrarles ejemplos para que conozcan todo lo que hay más allá de la Tierra.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Es por ello que los dibujos, los recortes o incluso materiales como la plastilina van a ser grandes aliados para descubrir el Sistema Solar. Como ya te explicamos en nuestra guía sobre la neurodidáctica, aprender a través de la práctica y los cinco sentidos favorece que el aprendizaje sea más duradero y de mayor calidad. 

Dibujar y pintar los planetas del Sistema Solar con niños

Una opción muy sencilla de familiarizarse con los planetas del Sistema Solar es dibujándolos y pintándolos. Los colores deberían ser los siguientes:

Mercurio: de color arena, parecido a un desierto, aunque ahí hace muchísimo más calor. Es el planeta más pequeño.

Venus: de color blanco, como si fuera una gran nube.

Tierra: de color azul por los océanos, que ocupan un 71% de la superficie terrestre.

Marte: de color rojo como el fuego, aunque está más lejos del Sol que la Tierra, así que ahí hace más frío.

Júpiter: de color gris o con un toque marrón. Debe ser el planeta más grande de todos.

Saturno: de color amarillo y con un gran anillo. ¡Se ve a miles de kilómetros de distancia!

Urano: de color verde azulado. ¿Sabías que tarda 84 años a dar la vuelta al Sol?

Neptuno: de color azul, pero un azul diferente al de la Tierra.

Se pueden dibujar y pintar en papel o en una cartulina para después recortarlos y pegarlos alrededor del Sol, que debe ser una gran bola amarilla llena de fuego. El fondo puede ser una cartulina negra, en la que podéis añadir pequeños puntitos blancos, como si fuesen las estrellas y otras galaxias que hay a muchísima distancia de nuestro Sistema Solar.

Dependiendo de la edad del niño o la niña se le puede prestar más atención al tamaño de los planetas e incluso a la distancia entre cada uno de ellos a la hora de colgarlos en la pared.

Crear un sistema solar para niños con bolas de porexpán y palitos

Para hacer un Sistema Solar en 3D podemos usar bolas de porexpán, de las que encontrarás en la mayoría de tiendas de bricolaje. Para pintarlas del color de los planetas necesitarás pintura. También se puede usar spray, pero con los peques cerca no es tan recomendable. 

La bola más grande de todas debe representar el Sol y el resto de planetas deberán ir clavados en él mediante palitos de madera. Los palos serán más o menos largos de modo que podamos representar las distancias de cada uno de los planetas con respecto al Sol.

El Sistema Solar hecho de plastilina

Otra forma muy entretenida de representar el Sistema Solar es con plastilina de distintos colores. Resulta muy sencillo hacer planetas pequeños o grandes y darles forma esférica con las manos. También se pueden poner encima de una cartulina, donde incluso se puede dibujar la órbita de cada planeta respecto al Sol.

Dejar volar la imaginación e inventar planetas nuevos

La última de las propuestas no es exactamente una manualidad, pero seguro que fascinará a los más pequeños: inventar nuevos planetas. En cuentos como El Principito y yo o El dragón de las estrellas y yo están representados mundos lejanos llenos de fantasía, donde habitan seres de todo tipo y pasan cosas increíbles.

La lectura es una gran fuente de inspiración para desafiar los límites de la imaginación. A los niños y las niñas les encantará crear sus propias historias en planetas todavía más lejanos que los del Sistema Solar. Incluso pueden animarse a escribir sus propios cuentos con estas sencillas pautas y compartir su creatividad con el mundo.