Juegos del medio ambiente para niños de primaria

«Es tan débil y ¡tan inocente! Sólo tiene cuatro espinas para defenderse contra todo el mundo». El Principito lo decía sobre la rosa, pero se podría aplicar al resto de la naturaleza: ¡así que los humanos tenemos que hacer todo lo posible para protegerla y conservar toda su belleza!

Transmitir a nuestros hijos el amor y el respeto por la naturaleza es importantísimo para que aprendan a cuidar aquello que les rodea desde pequeñitos. Entender que las cosas no se pueden tirar al suelo o que no se debe malgastar el agua son unos fundamentos esenciales para educar al niño o la niña sobre el cuidado del medio ambiente.

A continuación te vamos a recomendar varios juegos del medio ambiente para niños de Primaria que pueden llegar a ser tan divertidos como educativos.
 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

 

Actividades del medio ambiente para aprender a reciclar

Uno de los pilares fundamentales para reducir el consumo de recursos y la degradación del planeta es darle una segunda vida a todo aquello que ya no nos sirva. 

Si a tus hijos les gusta dibujar, esta actividad es ideal para ellos. Consiste en coger 4 cartulinas con los colores azul, verde, amarillo y marrón, que simularán los 4 contenedores que existen. En ellos deben dibujar aquello que tirarían en cada contenedor, como periódicos en el azul, botellas de cristal en el verde, un cartón de leche en el amarillo o una raspa de pescado en el marrón.

Un juego que también gusta mucho a los más pequeños es el de reaprovechar piezas de ropa como los calcetines viejos y convertirlos en serpientes. Solo hay que rellenarlos de otros calcetines rotos o tiras de ropa que no se pueda donar y pintar una divertida cara con rotuladores.

También podéis reaprovechar envases y convertir las botellas de plástico vacías en un juego de bolos o pegar dos envases de yogur rellenos de piedrecitas para hacer unas maracas muy originales. ¡Incluso podéis recortar algunos tetra briks para convertirlos en máscaras!

 

 

Juegos para aprender a valorar el medio ambiente

Para que a los niños y las niñas les salga de dentro la necesidad de cuidar la naturaleza hay que hacerles ver lo maravillosa que es. Así que preparad las mochilas y aprovechad cualquier fin de semana para ir de excursión a la montaña, al río o incluso a la playa. ¿Y si lleváis una bolsa para recoger la basura que vais encontrando? Se darán cuenta de cuánto ensucian los demás…

Hay algunos juegos sensoriales que les permitirán identificarse con aquello que les rodea de forma fantástica. Por ejemplo, hazles imitar el soplido del viento con su respiración, así como el sonido de los pájaros con la voz, para que aprecien aquello que entra por sus oídos. 

Resulta muy interesante fijarse también en el silencio que hay en la naturaleza en comparación con el de casa y, si se hace de noche, comparar también cuántas estrellas se ven, a diferencia de las que aparecen en una ciudad con contaminación lumínica. Es algo parecido a lo que proponen cuentos personalizados como ¿Qué ves en las nubes?, una oda a la imaginación buscando formas de todo tipo en el cielo.

Jugar con la arena, la tierra, el agua, las piedras o la nieve también es un ejercicio de observación y de poner en valor aquello que nos da el planeta. Aunque no los veamos a diario, son elementos que están cerca de nosotros y, si no tenemos conductas sostenibles, corren el peligro de desaparecer.

 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti