Juego heurístico para niños de 1 a 2 años


En la etapa de los 12 meses a los 2 años, una de las necesidades básicas del niño o la niña es la exploración de todo aquello que le rodea. Necesita moverse de manera autónoma, observar, tocar, probar, tirar, recoger, soltar, acariciar, apretar… en definitiva, poner en práctica sus habilidades motoras con el mundo.

La experimentación sensorial y el libre movimiento son claves para su desarrollo, aunque en demasiadas ocasiones limitamos esa necesidad sin ser conscientes de ello. ¿Cuántas veces al día tienes que decirle que no toque algo?

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Para facilitarle esa exploración del entorno es importante crearle un ambiente adaptado y seguro, con cosas que pueda manipular a su libre albedrío. En el artículo de hoy te vamos a presentar los juegos heurísticos, que justamente tienen esa finalidad de permitir la exploración de distintos materiales en niños de 1 a 2 años.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Qué enseñar a un niño de 2 años en casa

¿Qué es el juego heurístico?

El juego heurístico es una actividad que consiste en que los niños y las niñas de 1 a 2 años interactúen con distintos materiales para descubrir los elementos de su entorno, sus propiedades y las relaciones causa-efecto que se dan al experimentar con ellos. Por ejemplo, no solo sirve para descubrir lo blandito que puede ser un globo hinchado, sino también qué pasa si lo tiras hacia arriba o lo friegas con la mano.

El juego heurístico fue ideado por la maestra y psiquiatra social Elionor Goldchmied, una fiel defensora del libre aprendizaje y del respeto por el ritmo evolutivo de cada niño o niña.

Para niños menores de 12 meses también ideó una propuesta muy parecida, llamada «cesto de los tesoros», que tiene la finalidad de que el bebé se mantenga sentado por sí mismo para explorar distintos objetos que estén a su alcance. 

¿Cómo montar tu propio juego heurístico para niños y niñas de 1 a 2 años

Originariamente, el juego heurístico está pensado para ser llevado a cabo en una clase, con grupos de unos 8 o 10 niños, ya que la interacción entre ellos también forma parte del aprendizaje. Sin embargo, el juego se puede adaptar muy fácilmente a casa. 

Para montar tu propio juego heurístico en casa deberás tener en cuenta los siguientes pasos:

Preparación del ambiente para el juego heurístico

El espacio que elijamos para llevar a cabo el juego heurístico debe ser amplio y tranquilo. Es necesario vaciarlo de otras distracciones, como de juguetes o aparatos electrónicos.

Es importante también elegir una hora del día en la que sepamos que no van a haber distracciones y en la que el peque va a estar receptivo. Tiene que apetecerle jugar, de manera que no puede ser en un momento en el que tenga sueño o hambre.

Ideas de materiales para los juegos heurísticos

Los materiales para el juego heurístico deben ser lo más variados posible en cuanto a propiedades y características físicas

Por un lado están los contenedores. Son aquellos objetos que pueden contener a otros, como por ejemplo cestas y cajas de cartón, botes de metal sin tapa o incluso rollos de papel de váter y hueveras.

Por otro lado están las bolsas. Sirven para guardar los objetos una vez que se termina el juego. Es recomendable que sean de tela o de papel.

Y por último están todos los materiales que se repartirán por la habitación, ya sea en los contenedores o por el suelo. Deben ser objetos que no tengan un fin pedagógico por sí mismos. Algunos ejemplos son:

  • Esponjas.
  • Conchas.
  • Globos hinchados (deshinchados podrían ponérselos en la boca y es peligroso).
  • Anillas de cortina de madera.
  • Gomas de borrar (grandes, que no les quepan en la boca).
  • Rulos de peluquería.
  • Pinzas de tender.
  • Pelotas de ping pong.
  • Tapones de corcho.
  • Juegos de llaves.
  • Cordones.
  • Nueces.
  • Botellas vacías.

La exploración y la recogida

Hasta que no esté todo preparado es mejor que los peques no vean nada, así el factor sorpresa les animará a explorar, igual que en los juegos de pistas para encontrar regalos escondidos. Los niños y las niñas pueden hacer todo lo que les plazca con estos objetos. Emparejar, tapar, destapar, abrir, cerrar, llenar, sacar, separar, girar, encajar, apilar, mover de sitio…

El adulto no debe intervenir para nada que no sea estrictamente necesario, ya que su figura es la de observar. Si hay objetos pequeños en la propuesta debes tener cuidado de que no se atraganten con ellos.

Al terminar la actividad, que debería durar unos 45 minutos aunque se puede adaptar al interés del niño o la niña, llega la hora de recoger los objetos. Hay que guardarlos ordenadamente en las bolsas que corresponden. El adulto indicará el nombre, la cantidad y el lugar donde debe ir cada material para que sean los peques quienes realicen la tarea.

¿Con ganas de montar tu propio juego heurístico? ¡Disfrutad de esta actividad tan educativa y divertida!