Descubrimos Casa Azul de Frida Kahlo y sus frases más célebres


Frida Kahlo fue una gran pintora mexicana del siglo XX que todas las niñas y niños deberían conocer. Durante su vida sufrió momentos de adversidad, pero eso nunca la detuvo para alcanzar su mayor sueño: ser una gran pintora.

Adentrarse en la vida de Frida Kahlo, conocer sus cuadros y su Casa Azul (donde vivía y pintaba), es sumergirse en una historia llena de perseverancia, pasión y disciplina. Frida era una mujer muy inteligente e ilustrada. Le encantaba leer y estar informada de lo que ocurría en el mundo y en su país. Su obra, en gran medida, refleja esa realidad según ella la percibía, así como lo que le sucedió a lo largo de los años y cómo la hacía sentir. Pero esto no sólo lo expresaba pintando, sino también con palabras. Por ello Frida ha sido reconocida por sus bellas frases que nos hacen recordar que cualquier sueño se puede cumplir sin importar lo difícil que pueda llegar a ser la vida.

A continuación te explicaremos brevemente cómo era esa grande y pintoresca Casa Azul de Frida Kahlo y te compartiremos algunas de sus frases que representan lo soñadora, optimista y apasionada que era esta pintora.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

 

La Casa Azul y el arte de vivir

Frida Kahlo nació y estudió en la Ciudad de México. Vivió en una casa azul en el barrio de Coyoacán, el barrio más lindo y pintoresco de su ciudad. Su casa se convirtió en su santuario, en su lugar favorito para pintar. El amor y la creatividad que surgía en aquella casa azul, se ve reflejado en sus cuadros. Frida junto con su esposo Diego Rivera, hicieron de su hogar un espacio que representa la cultura mexicana y su arte popular, una de las principales fuentes de inspiración en el arte de ambos.

Las paredes, puertas y ventanas de la Casa Azul están pintadas de colores vivos, y su patio se encuentra lleno de flores. Su ámplia cocina de muebles amarillos contiene ollas de barro y su comedor de madera, era el sitio perfecto para invitar a otros artistas mexicanos o extranjeros. La habitación de Frida, en cambio, es pequeña, tiene un espejo en el techo y una ventana donde entra la luz del sol. Su cuarto conecta con la sala de su taller. Así al permanecer en silla de ruedas, tras haber sufrido un grave accidente, le era más fácil desplazarse de su cama hacia su taller de pintura.

La Casa Azul de Frida Kahlo, se convirtió en museo en 1958. Ella y Diego decidieron donar su obra y sus bienes al pueblo mexicano. Es así que al visitar el museo, puedes encontrar los objetos personales de Frida y los utensilios que ella usaba para pintar y descubrir un lugar lleno de vida, optimismo e inspiración.

El Museo Frida Kahlo nos muestra la belleza de la luz y el color con la que vivían la pareja de artistas, pero también expone algunos de sus cuadros y las frases más celebradas de Frida Kahlo.

Las frases más célebres de Frida Kahlo

Frida Kahlo no es solo conocidísima gracias a sus cuadros o a su relevancia como mujer valiente y defensora de su tradición, sino también por lo que dijo. Palabras llenas de significado que hoy se han convertido en frases célebres e icónicas y que representan su pasión por el arte y la vida.

No dejes que le dé sed al árbol del que eres sol.

Esta frase significa que no olvidemos demostrar nuestro cariño y atención a nuestros amigos y familiares.

Yo, que me enamoré de tus alas, jamás te las voy a querer cortar.

Esta frase nos dice que nunca debemos de cortar o impedir los sueños de los demás.

Me pinto a mí misma porque soy a quien mejor conozco.

En realidad, las personas que mejor conocemos, somos nosotros mismos. Es importante saber lo que nos gusta y que no, para entendernos mejor.

Viva la vida.

Vive como si no hubiera un mañana, aprovecha cada momento.

Árbol de la esperanza, mantente firme.

Siempre cultivar la esperanza para poder enfrentarnos a problemas o situaciones complicadas.

Enamórate de ti, de la vida, y luego de quién tú quieras.

La importancia de quererse y apapacharse, como se dice en mexicano, uno mismo para luego poder compartir nuestro amor hacia los demás.

Y, por último, la que quizás sea su frase más conocida, incluida en la carta que Frida escribe a lectores y lectoras en el cuento personalizado ¡Vuela alto!, nos habla de la importancia de soñar e imaginar como parte de nuestra vida:

Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?