Frases del Principito y su significado


El Principito es un libro que a muchos nos fascinó de niños por su original historia y, si tenemos el gran acierto de volver a leerlo de mayores, descubriremos que cada una de sus frases tiene un significado especial. Sin duda, es uno de esos libros que no entienden de edades.

También resulta un cuento perfecto para contar a tus hijos. Además de tener una trama fantástica que les atrapará de principio a fin, es una gran forma de transmitir valores de forma que ellos puedan entenderlo. Desde la rosa hasta el zorro y pasando por el farolero, estas frases no te dejarán indiferente.

En MiCuento nos identificamos plenamente con todo lo que transmite esta historia, desde el valor de la amistad hasta la necesidad de divertirnos en cualquier edad, pasando por la importancia de ser humildes, salir de la zona de confort y perseverar para cumplir los sueños. 

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

 

Como creemos que todo el mundo debería transmitir estos valores a sus hijos desde pequeños, hemos decidido crear un Principito especial. Se trata del cuento del Principito personalizado, que convertirá a tu hija o hijo en el acompañante perfecto del protagonista de regreso a su planeta.

Podrás elegir su nombre, si es niño o niña, el color del pelo, el color de los ojos, si lleva gafas y muchísimo más. Un cuento trabajado con el sobrino-nieto del autor original, Antoine de Saint-Exupéry.

Para rendir homenaje a uno de nuestros libros favoritos, te dejamos con una recopilación de frases del Principito y su significado. ¿Cuál de todas es tu favorita?

Frases del Principito sobre la vida, la amistad y el amor

«He aquí mi secreto: solo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible a los ojos»

Empezamos con una de las frases más famosas del Principito. Con ella, el autor nos invita a hacer más caso al corazón que a los ojos, ya que solo de esa manera se puede ver más allá de las apariencias. 

«Tendré que soportar dos o tres orugas si quiero conocer a las mariposas»

Las orugas son aquellos errores, equivocaciones o imprevistos que todos tenemos y que nos hacen fracasar en un principio, pero sin ellos es imposible conocer a las mariposas, que son la parte exitosa y bella de la vida. 

«Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio»

Es muy importante parar a reflexionar y pensar en nuestras propias fortalezas y debilidades. Solo conociéndonos bien seremos capaces de tratar a los demás con humildad, sabiendo qué podemos aportarles y qué nos pueden enseñar. 

«Cuando uno se deja domesticar, corre el riesgo de llorar un poco»

En el libro aparece muchas veces la palabra domesticar como sinónimo de crear vínculos afectivos. En este caso, nos advierte que es inevitable sufrir un poco cuando mantienes una relación de afecto con alguien, ya que significa que son sentimientos de verdad. 

«Viví mucho con personas mayores y las he conocido muy de cerca; pero esto no ha mejorado demasiado mi opinión sobre ellas»

Los adultos vivimos a menudo vidas uniformes y serviciales, sin espacio para la imaginación, la improvisación y la inocencia. Es por eso que el Principito no simpatiza mucho con los mayores, algo que expresa a lo largo de la historia con ejemplos como el del sombrero y la serpiente que se ha comido a un elefante.

«Caminando en línea recta, uno no puede llegar muy lejos»

Si no salimos de nuestra zona de confort y rompemos la rutina, nunca evolucionaremos. Solo al arriesgarnos, e incluso al equivocarnos, es cuando verdaderamente aprendemos y somos capaces de crecer como personas.

«Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo»

¡La esperanza es lo último que se pierde! El desierto es uno de los escenarios principales del Principito, pero lo que podría parecer un sitio aburrido o agobiante, Saint-Exupéry nos invita a verlo como un sitio hermoso, siempre que se vea con la filosofía adecuada. Pasa exactamente lo mismo si crees que la vida es un desierto para ti.