Etapas de la lectura: ¿en qué consisten?

Leer es muy importante para la formación de las personas y por eso es algo que debemos inculcar a nuestros hijos desde que son pequeños. Los adultos nos pasamos el día leyendo, aunque sea de forma involuntaria. Por la calle, en el transporte público, en el ordenador, con el teléfono… Las letras nos acompañan siempre.

Es por eso que a veces no está de más recordar que la lectura es algo más y que para muchos no es solo un pasatiempo sino que también es cultura, aprendizaje, léxico o valores…
Así que cuando nuestros hijos deciden tomar un libro desde temprana edad es síntoma de que se están haciendo las cosas bien.

Sin importar si tiene más o menos dibujos, una gran cantidad de páginas o letras, lo importante es que sienta curiosidad por la historia que se explica en el libro. Y es esta curiosidad la que le ayudará a abrirse camino en el futuro.

Para que esto suceda, en MiCuento tenemos libros personalizados que ofrecen la posibilidad de caracterizar tanto a padres, madres, abuelos y por supuesto a los pequeños de la casa de cientos de maneras distintas de este modo el niño crea un vínculo emocional con el libro.

Desde MiCuento creemos firmemente que nuestros hijos pueden obtener un desarrollo personal por sí mismos. Con los estímulos necesarios y optando por una vía de formación innovadora, pretendemos ayudarles a crecer emocionalmente.

Para ello queremos complementar las tres etapas que existen en la lectura ayudando en el proceso de introducción a la lectura de los más pequeños. De manera que se diviertan, aprendan y obtengan conocimiento de aquello de lo que están leyendo.

¿Cuáles son las etapas de la lectura?

Cuando hablamos de las etapas de la lectura, estas se dividen en tres pasos: prelectura, lectura y poslectura.
Vamos a profundizar más en cada etapa y ver cómo podemos ayudar a nuestros pequeños a desenvolverse mejor en ellas.

Prelectura

En la fase de la prelectura la atención y la predisposición juegan un papel fundamental. Aquí es donde veremos si el libro que se tiene entre manos es la elección acertada. Muchas veces solo con leer la contraportada ya estamos realizando la prelectura. Pues estamos leyendo un breve resumen de lo que irá la historia.

En otras ocasiones, la contraportada no nos cuenta de qué va el libro sino que nos aporta datos sobre su autor. Estos datos pueden ser motivo suficiente para interesarnos por la vida del mismo y así querer leer su obra. También el título tiene un papel importante, pues al fin y al cabo suele ser en lo primero que nos fijamos.

En el caso de los más pequeños, una portada llamativa con un personaje cuya ilustración está inspirada en ellos, como son las que realizamos en MiCuento, que tenga colores vivos o una buena calidad de los materiales de los que está hecho puede ser pieza clave para que sientan interés sobre la historia que se esconde detrás de esas páginas.

En definitiva, la prelectura podría ser esa chispa que enciende la llama y nos evoca a querer comenzar una nueva aventura literaria.

Lectura

La lectura es la mejor parte. ¿No es cierto? En este punto es cuando se desarrolla la historia, donde empiezan a florecer emociones y nos enganchan las tramas de los personajes. En el caso de los libros y cuentos personalizados que te presentamos en MiCuento los más pequeños se podrán ver reflejados en las distintas ilustraciones personalizadas que ofrecemos. De tal manera que ellos se sientan protagonistas de aquello que están leyendo.

Esto les dará confianza en sí mismos, viéndose proyectados en las páginas del libro bajo la piel del protagonista y avanzando en la historia. Durante este proceso de lectura los niños aprenderán nuevas palabras, se harán preguntas y se sentirán más mayores a la par que aprenden y se divierten.

Poslectura

Cuando nuestro hijo o hija ha terminado el libro comienza el proceso de la poslectura. La poslectura no es más que el cercioramiento de que ha entendido lo que ha leído y ha absorbido conocimientos. Es bueno que en este proceso le hagamos preguntas y le ayudemos a entender lo que ha leído.

También podemos hacer juegos o recrear momentos que ha leído para hacerle sentir que sigue siendo protagonista y le quedan muchos más cuentos por delante. Gracias a la personalización inspirada en las obras literarias que ofrecemos en MiCuento, algunas de las cuestiones que les podemos preguntar pueden ser:

  • Si se ha reconocido en el libro.
  • Le gustaba la ropa que llevaba su personaje.
  • Si sabe cuál es el lugar en el que sucede la historia.
  • Si se siente identificado con el protagonista.
  • Si le recuerda a alguna vivencia suya.
  • Si le ha gustado el final.
  • Si ha reconocido a algún personaje.

Teniendo en cuenta estas preguntas y sus respuestas podremos ver cómo el libro ha ayudado a nuestro hijo y el nivel de comprensión lectora que tiene. Es importante tener en cuenta que no todos los niños y niñas leen a la misma velocidad o asimilan de la misma manera los conceptos.

Es por eso que los padres jugamos un papel fundamental en el desarrollo creativo de nuestros hijos. Ayudándoles y guiandolos en el camino del aprendizaje emocional y a la hora de comenzar a formarse como personas, somos sus guías.

Así mismo, es bueno recordar que cada etapa de crecimiento consta de sus fases de aprendizaje. En MiCuento tenemos libros adaptados para cada etapa de su vida lectora desde los 0 a 6 años.