El cuerpo humano para niños de 3 a 4 años


A los 3 o 4 años aprender sobre las partes del cuerpo es un ejercicio de autoconocimiento y autonomía personal muy interesante. Cuando niñas y niños sean un poco mayores tendrán que estudiar los huesos, los músculos y los órganos que componen el cuerpo humano, pero ahora que todavía son peques debe ser una forma de concienciarse sobre su propia cara, tronco y extremidades.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

A continuación te vamos a dar algún consejo sobre cómo puedes ayudar a tu hijo o hija a descubrir el cuerpo humano en casa, como complemento de lo que van a aprender en la escuela. ¡Hay actividades muy divertidas y didácticas!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Cómo explicar la extinción de los dinosaurios a niños de 3 a 4 años

Cómo explicar el cuerpo humano a niños de 3 a 4 años

Una pregunta muy frecuente es «¿hasta qué punto puedo enseñarle sobre el cuerpo humano a un niño de 3 a 4 años?». Está claro que ya no es un bebé y conoce dónde tiene las manos, los pies y los ojos, pero aún no se encuentra en una edad para aprender y hacerse una idea del nombre y la función de muchos órganos interiores del cuerpo.

Una buena forma para empezar es dividir el cuerpo humano en dos partes: la cabeza y el tronco

En la cabeza le puedes explicar que los ojos, la nariz, la boca y las orejas son las partes encargadas de los sentidos de la vista, el olfato, el gusto y el oído, respectivamente. Quedaría un quinto sentido, que es el tacto y lo tenemos por todo el cuerpo. También tenemos el cabello y dentro de la cabeza se encuentra el cerebro, que es el que nos hace pensar o sentir emociones y envía señales a los músculos para que nos movamos.

En el tronco tenemos órganos muy importantes, como el corazón y los pulmones. Gracias a ellos la sangre llega a todo el cuerpo y podemos respirar. Además, tenemos los brazos y las piernas, que nos permiten andar, correr, saltar, sujetar cosas, dibujar…

Como ves, se pueden explicar muchas cosas sobre el cuerpo humano en niños de 3 a 4 años. Siempre es mejor que le expliques de más que de menos, aunque eso es mejor que lo valores tú, ya que cada niño/a tiene su propio ritmo de aprendizaje y asimilación de la información.

Dibujar el cuerpo humano con niños de 3 a 4 años

Una gran forma de concienciarse sobre las partes del cuerpo humano es dibujándolas. Nuestra propuesta es usar una cartulina grande y decirle al niño o a la niña que se dibuje a sí mismo/a. Los peques empatizan más con las representaciones de ellos mismos, como por ejemplo en los cuentos personalizados, que son capaces de captar mucho mejor su atención.

Haz que se fijen en el número de dedos de los pies y las manos, en cómo es su pelo o que no se olviden de dibujar partes a las que quizás no prestan mucha atención, como el ombligo, las cejas o los pezones.

Una vez dibujado el cuerpo en la cartulina se puede recortar por completo o incluso según las articulaciones para darle movimiento. Para que también se familiaricen con la forma que se escribe cada parte del cuerpo se pueden hacer tarjetas que las identifiquen: MANO, PIE, OJO, BOCA, etc.

Masaje o cosquillas para descubrir el cuerpo humano

Un masaje relajante es otra manera muy bonita de descubrir el cuerpo humano. Crea un ambiente tranquilo, incluso con música y velas aromáticas, y masajea a tu hijo o hija. 

Ve explicándole cosas sobre aquello que masajeas y pregúntale si le resulta relajante. La sien, las orejas, los hombros, las piernas… e incluso podéis cambiar los papeles y que sea el niño o la niña quien te dé el masaje. 

Pero cuidado… ¡hay un alto riesgo de que termine en una guerra de cosquillas!