Cuentos para trabajar valores en educación infantil

Durante la educación infantil, los niños y las niñas aprenden muchísimas cosas que ayudarán a poner la primera piedra en su formación como personas. Una de las más importantes es la relacionada con la adquisición de valores fundamentales

Es una edad en la que los peques se empiezan a relacionar con otros iguales y deben aprender que es mucho más divertido jugar juntos. Compartir, respetar, tener paciencia o aceptar que no se puede tener todo lo que se desean les hará afrontar cualquier situación de la mejor forma posible, tanto en el presente como en el futuro.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

 

Esa relación también se acentúa con los adultos, ya que los niños y las niñas no solo interactuarán con sus familiares como hasta ahora, sino que aprenderán a tratar con maestras y maestros. Nosotros, tanto si somos los papis como la maestra, debemos ser sus guías. Tal y como relata este ejemplo de Edúkame, no tenemos que adoptar un papel de juez, sino facilitarles el aprendizaje mediante preguntas, pistas e incluso historias y cuentos.

Trabajar los valores con cuentos infantiles

Los cuentos no solo son entretenimiento, también representan una forma muy efectiva de mostrar a los niñas y niñas ciertos valores universales. Las historias infantiles suelen hablar de empatía, de solidaridad, de respetar a los demás, de cómo entender nuestras propias emociones, del amor de la familia, entre muchos otros temas. Y lo hacen mediante ejemplos que los peques hacen propios enseguida y de un modo mucho más natural que con una moraleja demasiado obvia. Aunque en ocasiones quizás, tras terminar la lectura, preferiréis comentar la historia para reforzar los valores que cuenta.

Podéis hacerlo con preguntas que les ayuden a pensar: ¿porqué estaba triste el elefante? o ¿has visto qué le sucedía al monstruo?

Si quieres saber más sobre cómo involucrar a los niños para leer juntos, te animamos a que descubras qué es la lectura dialógica y todos sus beneficios. ¡Funciona muy bien con sus cuentos favoritos! A continuación, te recomendamos tres cuentos infantiles que pueden servir de aprendizaje de muchos valores distintos.

Los tres cerditos: Esfuerzo y solidaridad

Esta fábula clásica enseña a los pequeños que es necesario esforzarse para hacer las cosas bien. También es una historia de solidaridad, ya que el cerdito mayor deja entrar a los dos hermanos sin pedirles nada a cambio, cuando podría haberles reprochado no haber hecho la casa como él. No es nada egoísta y ofrece su ayuda sin pedir nada a cambio porque el amor entre hermanos/as es incondicional.

Si siempre te ha gustado esta historia y te trae tantos recuerdos de infancia como a nosotros, en MiCuento tenemos el cuento personalizado de Yo leo los tres cerditos para que lo puedas regalar. Podrás incluir al niño o la niña y a mamá, la abuela o la tía  en el cuento; ¡y elegir los nombres para los tres cerditos! Le encantará saber que son sus primos Mario, Lucas y Lucía quienes huyen del lobo.

Además, en la primera página del cuento puedes poner una dedicatoria con foto que te permitirá desear al niño o la niña una vida llena de buenos valores, lectura e imaginación.

Caperucita roja: La importancia de la obediencia

La enseñanza del cuento de la Caperucita roja son de sobras conocidas. Y, aunque se trata de un cuento clásico muy antiguo, sigue siendo uno de los favoritos de los más pequeños de la casa

En MiCuento también encontrarás el cuento personalizable de la Caperucita roja. Aunque con una nueva versión en la que tu niña o niño será quien se ponga la caperuza roja para llevar la merienda (su merienda favorita) a su propia abuela.

El dragón de las estrellas y yo: Amistad y cooperación

El último de los libros infantiles que te recomendamos es El dragón de las estrellas y yo, una de las historias que más gustan a los pequeños lectores de MiCuento. El protagonista (tu niña o niño)acompañará al dragón Dúgul de camino a su hogar perdido, haciendo amigos increíbles y viviendo historias que solo se había imaginado en sueños.

Se trata de un cuento que refleja a la perfección los valores de la amistad y la cooperación, ya que juntos son capaces de todo, de superar cualquier obstáculo y de lograr lo que se proponen. Además, la narración propone una serie de gestos y actividades para realizar a medida que contáis el cuento en familia: haceros cosquillas como el mono, llenaros a besos como el caragol o bostezar (de sueño) como el león.