Cuentos sobre mujeres luchadoras para empoderar a las niñas


A lo largo de la historia, muchas mujeres han quedado en un segundo o tercer plano solo por su género, siendo los hombres quienes aparecen casi siempre como protagonistas, sea en el ámbito que sea. Esto ha provocado una falta de referentes femeninos en niñas de muchas generaciones.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Hoy en día, somos muchas las que luchamos para que esto cambie, demostrando que las «mujeres importantes de la historia» son muchas más de las que pensamos y queremos transmitirlo a nuestras hijas e hijos. Una buena forma de hacerlo es a través de cuentos sobre mujeres luchadoras que ayuden a empoderar a las niñas y generar conciencia en los niños.

A continuación te vamos a hablar sobre nuestro cuento personalizado ¡Vuela alto! y cómo las mujeres que lo protagonizan cambiaron el mundo. 

¡Vuela Alto!, un cuento infantil feminista muy original

¡Vuela Alto! usa la magia de los cuentos para imaginar cómo sería que mujeres luchadoras de toda la historia enviaran cartas a la niña, al niño o a ti misma. Esas cartas animan a perseguir los sueños, ser valiente y a soñar sin límites.

Para hacerlo todavía más especial, te damos la oportunidad de personalizar el cuento con el nombre de quien va a recibir esas cartas, la dirección de la casa (¡Frida Kalho y compañía tienen que saber dónde enviar sus historias!) e incluso el color de la tapa. Además, como en todos los libros de MiCuento, puedes añadir una dedicatoria en la primera página acompañada de una foto, por ejemplo deseando que nada ni nadie se interponga en su camino hacia cumplir todos sus sueños.

El cuento, además, ha sido ilustrado con amor por 10 mujeres soñadoras para crear un recuerdo imborrable a niñas y niños de todas las edades.

 

Las protagonistas de ¡Vuela Alto!

Las 10 mujeres que aparecen en este cuento feminista han dejado su huella de forma especial en el mundo. Ellas son:

Frida Kahlo: Pintora de imágenes que pueden verse tanto con los ojos como el alma. Luchadora nata, superó un grave accidente de joven gracias a lo que más le gustaba: el arte. Y pintando sin parar se convirtió en una referencia artística en todo el mundo.

Emmeline Pankhurst: Líder del movimiento sufragista en Gran Bretaña, logró convencer a un país entero de algo que hoy nos parece de cajón… ¡que las mujeres pudieran votar! El camino no fue fácil, pero si algo no es justo, ¿por qué no luchar para cambiarlo?

Amelia Earhart: Su sueño era volar y ver el mundo desde el cielo, así que no paró hasta conseguir algo que en su época era solo para hombres. ¡Y no solo eso! Fue la primera en intentar el primer vuelo alrededor del mundo.

Ada Lovelace: Matemática, informática y poetisa, se convirtió en la primera programadora del mundo. ¿Qué significa eso? ¡Que creó las primeras instrucciones para ordenadores de toda la historia!

Anna Pavlova: De niña se reían de ella por ser demasiado alta y frágil para ser bailarina. Tras muchos años de ensayo, se convirtió en una bailarina de ballet tan buena que querían verla en todo el mundo.

Teresa Wilms Montt: Escritora chilena, fue una de las precursoras del feminismo. Vivió su vida de forma intensa y siempre luchó por defender sus ideales, incluso durante la guerra.

Marie Curie: Fue la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas categorías (Física y Química). Sin embargo, su camino no fue fácil, ya que en su país natal, Polonia, las mujeres no podían ir a la universidad.  

Qiu Jin: Revolucionaria china que animó a las mujeres de su país a luchar contra tradiciones machistas como que las mujeres se vendaran los pies para que no crecieran o que otros eligieran quién debía ser su marido. 

Savitribai Phule: Fundó la primera escuela femenina en la India para todas las castas. La reacción de parte de la sociedad era tirarles barro por la calle pero ella siempre les respondía «¡despierta, levántate y edúcate!».

Harriet Tubman: Hija de padres esclavos, tenía una vida destinada a servir a otros… pero se escapó y ayudó a escapar a muchos otros esclavos. Toda su vida la dedicó a que nadie fuese esclavo de nadie, nunca más.

El cuento ¡Vuela Alto! termina con una última carta. Tú podrás escribir tu propio mensaje, añadiéndolo a los de las otras diez mujeres (¡porque tú también eres importante!) o dejarla en blanco para que, algún día, sea la niña quien escriba sus mensajes valientes y de cómo persiguió sus sueños superando mil y una adversidades.