Canciones infantiles para bailar ¡súper movidas!


Escuchar música y bailar junto a nuestros hijos es una actividad muy divertida y enriquecedora. No solo sirve para liberar estrés moviendo el esqueleto, sino que también es una excelente herramienta educativa.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Las letras de las canciones infantiles permiten aprenderse el abecedario, los números o incluso los nombres de los animales o de las partes del cuerpo. Todo ello haciendo ejercicio y lo más importante de todo: con una sonrisa de oreja a oreja.

A continuación te dejamos una recopilación de canciones infantiles para bailar, muy movidas y especialmente recomendables para niños y niñas de 2 a 3 años. 

Soy una taza

Es una canción ideal para familiarizarse con el vocabulario relacionado con la cocina, desde los cubiertos hasta los platos, las tazas o algunos electrodomésticos. Además cuenta con movimientos de baile muy divertidos, imitando cada utensilio con los brazos y las manos.

El baile del sapito

Es de esas canciones que no podréis parar de cantar y bailar en todo el día una vez que la escuchéis. Invita a brincar y mover los brazos con mucha energía.

Canciones infantiles de animales para bailar

En este vídeo podéis disfrutar de canciones como «La vaca Lola», «En la granja de mi tío», «Susanita tiene un ratón» y otros clásicos de la música infantil. Aunque pasen las generaciones siguen haciendo las delicias de los más pequeños.

Canción divertida para aprender las vocales

Mediante una divertida historia, esta canción llamada «La risa de las vocales» resulta una introducción muy bonita al abecedario para niños de 2 y 3 años.

Canción divertida para leer un cuento antes de ir a la cama

La canción Astronauta, del grupo Ual·la!, es perfecta para acompañar la lectura de un libro. De hecho, el cuento personalizado Buenas noches, estrella fugaz está inspirado en esa canción y es toda una invitación a hacer volar la imaginación.

No es una canción movida para bailar como las anteriores, pero es genial para poner de fondo mientras leéis juntos un cuento, jugáis a alguna cosa relajados o incluso para antes de ir a dormir.

¡Las canciones favoritas de los papis!

Además de las clásicas canciones infantiles también podéis bailar la música de los grupos o cantantes favoritos de papá y mamá. Compartir gustos musicales con tu hijo o hija es muy bonito y seguro que podéis improvisar unos pasos de baile muy movidos en vuestro escenario ficticio.