Curiosidades y frases de Amelia Earhart, una pionera


Amelia Earhart es una de las grandes luchadoras que nos ha dejado la historia y que sirve de inspiración para niñas y mujeres de todo el mundo con un mensaje muy claro: si tienes un sueño, persíguelo sin importar qué dirán los demás. 

Eso es lo que hizo Amelia al convertirse en la primera mujer aviadora que voló sola sobre el Océano Atlántico, concretamente de Estados Unidos a Irlanda. Tras conseguir muchas más hazañas se propuso dar la vuelta al mundo, algo que nadie había logrado hasta la fecha (1937). Lamentablemente, desapareció sobre el Pacífico mientras intentaba batir este récord.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

La desaparición, así como toda la vida de Amelia Earhart, están llenas de curiosidades y frases que valen mucho la pena recuperar.

Curiosidades de Amelia Earhart

Soñadora desde pequeña

Desde muy pequeña, Amelia guardaba recortes de prensa sobre mujeres que rompían con los estereotipos de la época y tenían éxito en carreras que tradicionalmente «eran para hombres». 

Referente más allá de la aviación

Además de su fama como aviadora, por la que incluso recibió felicitaciones del mismo presidente de Estados Unidos, también fue piloto de coches de carreras y un icono de la moda. 

Como diseñadora de moda, su marca llegó a venderse en Macy’s de Nueva York y otras tiendas. Salió en una de las portadas de la revista Vogue. Tras su desaparición, Jean-Paul Gaultier hizo una colección para Hermes basada en el look y el estilo de la aviadora.

Cuento personalizado con Amelia Earhart

Cuentos como ¡Vuela Alto! incluyen a Amelia como una de las 10 valientes mujeres de la historia que deben servir de inspiración. En el cuento personalizado, mujeres como Frida Kahlo, Emmeline Pankhurst o Marie Curie, además de Amelia Earhart, envían cartas presentándose y animando a la niña, al niño o a ti misma a luchar por los sueños. Es una gran forma de conocer quiénes eran y descubrir auténticos referentes femeninos.

Icono del feminismo

No solo sus hazañas la convirtieron en un auténtico icono feminista, sino que también hizo mucho para luchar por la igualdad de género. Fundó el Club de las Noventa y Nueve, exclusivamente para mujeres amantes de la aviación, y escribió varios artículos feministas para la revista Cosmopolitan.

Pudo haber sobrevivido como náufraga tras su desaparición

National Geographic explica que en la isla de Nikumaroro, en el Pacífico, se encontraron los restos de un esqueleto que podría ser el de Amelia Earhart, así como restos de un zapato, una cremallera de aviador y botones. Incluso se tiene la teoría de que el avión no se estrelló, sino que aterrizó forzosamente en la isla y tanto Amelia como su copiloto sobrevivieron como náufragos hasta que murieron.

¿Prisionera de los japoneses?

Otra teoría sobre su desaparición cuenta que fue capturada por el ejército japonés tras aterrizar en las Islas Marshall. Esta hipótesis se abrió con la fotografía que puedes ver debajo, en la que supuestamente se ve a Amelia sentada de espaldas capturada por los japoneses. Sin embargo, algunos historiadores afirman que esta foto es de 1935, dos años antes del vuelo de Amelia Earhart.

La película de Amelia Earhart

En 2009 se estrenó la película «Amelia» basada en la vida de Amelia Earhart, dirigida por Mira Nair y protagonizada por Hilary Swank en el papel principal. El elenco de actores incluye a Richard Gere, Christopher Eccleston y Ewan McGregor.

Frases de Amelia Earhart para el recuerdo

«Lo más difícil es la decisión de actuar, el resto es meramente tenacidad. Los miedos son tigres de papel. Puedes hacer cualquier cosa que decidas hacer. Puedes actuar para cambiar y controlar tu vida; el proceso es tu propia recompensa.»

«La manera más efectiva de hacer algo es hacerlo.»

«La aventura vale la pena en sí misma.»

«Las mujeres deben tratar de hacer las cosas tal como los hombres lo han hecho. Y cuando fallen, su fracaso no debe ser sino un reto para otras.»

«Nunca interrumpas a alguien haciendo algo que tú dijiste que no se podía hacer.»

«No fui valiente, simplemente no tuve tiempo de asustarme.»