Actividades para trabajar los celos en niños


Durante el embarazo, tu hijo o hija mayor estaba súper ilusionado/a con tener un bebé en casa, ¿verdad? Sin embargo,  es normal que su actitud cambie cuando vea que los papás deben dedicarle mucho tiempo al pequeño o pequeña y que no se tome muy bien lo de compartir la atención.

Son los famosos celos entre hermanos. Algunas veces aparecen cuando nace el hermanito, mientras que hay casos en los que no se ponen de manifiesto hasta que el más pequeño empieza a hablar, andar y a «hacer gracia» a todos menos al hermano mayor.

Psst, psst, tenemos un regalo para ti

Como sabemos que es algo que preocupa a muchos papás y mamás, ya que ver a tus hijos de mal humor encoge el corazón, te vamos a dar algunos consejos sobre cómo tratar estos sentimientos con amor.

¿Por qué existen los celos entre hermanos?

Todos los cambios generan inseguridad en los niños pequeños. Tal y como explica el portal Edukame, su madurez es todavía frágil y generan sentimientos de inferioridad y frustración con mucha facilidad. Esto se puede ver, por ejemplo, en cómo reaccionan cuando un compañero de clase les dice algo malo. Su autoestima aún no está suficientemente fortalecida.

Centrémonos en el caso de los celos entre hermanos, aunque también pueden ocurrir con el novio o la novia de papá o mamá, un primito u otros compañeros de clase. 

Da igual cuántos hermanos sean y la diferencia de edad entre ellos. Es normal que aparezcan los celos porque es imposible que reciban aquello que quieren: atención exclusiva de papá y mamá.  Este malestar se suele expresar con desprecios, peleas, querer siempre lo que tiene el otro, chillidos o incluso mostrándose tristes… Pero eso no significa que no se quieran el uno al otro

El amor entre hermanos es único y a veces es necesario resolver ese problema de celos para demostrar que es mucho mejor estar juntos y contentos que separados y enfadados. Para los papis, además, es un proceso en el cual se pueden enseñar muchos valores positivos que les servirán para ser mejores personas en un futuro.

¿Qué hacer con los celos de mi hijo o hija?

No se trata de una situación sencilla ni rápida de solucionar. Además, resulta difícil de entender en algunas ocasiones por qué el niño o la niña actúa así.

Lo primero que debes evitar es ignorar sus enfados e imponer castigos. Para el niño o la niña también es muy complicado tratar con aquello que le dice el corazón y no sabe expresarlo con palabras, así que lo último que necesita es indiferencia o rechazo.

Cuando se porte mal, es mejor pedir que se calme porque, de lo contrario, no puedes entender lo que quiere. Siempre con cariño y siendo conscientes de que lo que busca es el amor de papá y mamá, no hacer daño a nadie.

En caso de peleas con el hermano o la hermana, hay que decirle que es mucho más divertido quererse. Puedes intentar que se perdonen con un beso o un abrazo.

Recuerda que el niño o la niña busca sentirse valorado/a, así que intenta que se sienta querido/a y especial. Felicítalo/a por aquello que haga bien, dedica parte de tu tiempo a jugar con él o ella, destaca sus dibujos colgándolos en la pared… en definitiva, haz todo lo posible para mejorar su autoestima y que se sienta querido/a.

Actividades para trabajar los celos en niños

Ahora que ya sabes cómo deberías reaccionar frente a los celos infantiles, creemos que también serán de mucha ayuda algunas actividades para aprender a trabajar los celos y exteriorizarlos.

Una actividad muy interesante es jugar con títeres. La gracia sería crear los títeres representando a los miembros de la familia. Tras ello, solo falta la historia. El niño o la niña lo usarán para exteriorizar sus sentimientos y, en caso de que use los títeres para atacar a su hermanito/a, es un buen momento para hacerle ver que eso está mal.

Un juego para reforzar su autoestima es el «¿Qué sabes hacer?». Consiste en crear tarjetas con varias habilidades que el niño o la niña deberá imitar con mímica. Aprovecha para decirle que papá y mamá saben que puede hacer muchas cosas y que las hace muy bien.

Por último, te recomendamos leer cuentos con los pequeños. Es una actividad relajante, que ayuda a que se evadan de la realidad y entren en mundos fantásticos, además de muy educativa. 

En MiCuento tenemos varios cuentos personalizados que permiten poner a varios niños o niñas como protagonistas del libro. Uno de nuestros favoritos es El patito feo, ya que los pequeños aprenden la historia de un pobre patito al que nadie quiere por ser más feo que los demás. Es perfecto para aprender valores esenciales que pueden servir para ver que los celos no llevan a ningún lado y que siempre hay que tratar bien a todos aquellos que nos rodean, especialmente si es un hermanito o hermanita.