Máscaras e historias personalizadas

Hacer máscaras e inventarse cuentos personalizados

Cuanto más reciclemos más ayudaremos a respirar a nuestro planeta. Aprender a hacer máscaras con materiales reciclados combinará medio ambiente e invención de historias personalizadas.

Esta tarea es ideal para vacaciones tanto de invierno como de verano, que es cuando pasamos más tiempo con los peques de la casa. Si lo que queremos lograr es que no sucumban a los encantos de la tele y los videojuegos durante todo el día, tenemos que ser imaginativos y ofrecerles actividades entretenidas. Inculcar el arte de reciclar, por ejemplo, es una excelente oportunidad para jugar y reforzar lo que aprenden en el cole.

Podemos usar las piedras pintadas que hicimos en nuestro post anterior y junto con las máscaras inventar una infinidad de historias personalizadas.

Lugar: Esta actividad se puede hacer tanto al aire libre como puertas adentro.
Ideal para: Que toda la familia explote su creatividad y deje volar la imaginación.
El objetivo del juego: Que jugando aprendan la importancia de reciclar.
En qué consiste: En crear máscaras de cartón o plástico con materiales que reciclaremos de la cocina.

¿Cómo hacer máscaras?

¿Qué vamos a necesitar?
Para la base
•Botellas de plástico
•Papel de periódico
•Cola

Para decorar
•Témperas, pinturas acrílicas, etcétera.
•Pinceles
•Rotuladores permanentes
•Lanas, cordones, bolsas de plástico, tapones de botellas, telas, todo lo que se te ocurra que pueda servir para decorar.
•Cola

Etapas de fabricación de máscaras

Lo primero que hay que hacer es recortar el material que escogimos para la base y darle forma de máscara.

mascaras_paso2_blog_MiCuento

Luego, lo untamos con cola y la forramos con papel de periódicos.
Con bollitos de papel le daremos forma a la nariz, las orejas, los labios para crear formas tridimensionales.

Esperamos a que se sequen y preparamos todo el material que usaremos para decorar.
¡Ahora sí!, con pincel en mano dejamos salir toda la imaginación que llevamos dentro.

Con cintas cortadas de bolsas de plásticos o cordones podemos simular el pelo.
Los tapones de las botellas serán perfectos para los ojos si los pintamos con un rotulador.
Verán como a medida que sale la magia comienzan las risas por las formas locas que le vamos dando a nuestras máscaras.

El último paso consistirá en atar un cordón en cada extremo lateral para poder sostener la máscara. Sólo les quedará inventar cuentos personalizados y disfrutar de las vacaciones.