Historias personalizadas con piedras pintadas

piedras_micuento_blog_portada

El objetivo de nuestro juego de manualidades es inventar las más bonitas historias personalizadas con piedras.

Juguemos a Inventar historias con piedras
Como madre, padre, tutor o educador uno siempre está buscando las mejores ideas o actividades para hacer con los más pequeños. Hoy vamos a compartir una actividad preciosa para hacer con niños y niñas: Inventar historias personalizadas con piedras.

Lugar: Espacio al aire libre donde haya piedras.
Ideal para: Que los niños conecten con la imaginación, la creatividad y la naturaleza. Pueden participar todas las personas que quieran.
En qué consiste: En buscar piedras preferentemente planas para poder pintar en cada una el personaje de un cuento y armar entre todos una historia.

Vamos a necesitar:
•Témperas de colores
•Piedras
•Pinceles

Historias personalizadas con piedras_materiales_piedras_blogMiCuento Historias personalizadas con piedras_materiales_pinturas_blogMiCuento

¡Vamos al bosque!

En principio haremos una reunión al aire libre, el lugar ideal para buscar piedras de diferentes tamaños y formas. La premisa es encontrar las piedras más curiosas, así después será más divertido dibujar encima. Las piedras ideales serán aquellas que tengan una cierta superficie plana.

Pintamos personajes de cuento

Una vez hayamos recogido nuestras piedras, las pondremos en un mismo lugar y elegiremos una para comenzar a pintarla. Cada persona pintará encima de la piedra que quiera el personaje que sienta más afín a la forma. Por ejemplo, si la piedra tiene una forma más alargada puede ser una gran ballena, si la piedra tiene una forma de pico puede ser el sombrero de un brujo o una maga, si la piedra es un poco cuadrada puede ser un castillo y así hasta el infinito de ideas.

Inventamos historias personalizadas juntos

Con nuestras piedras ya pintadas comienza el divertido momento de inventar historias. Todos nos podemos poner en círculo; el primero empieza contando un cuento con una piedra de dragón: «Había una vez un dragón», y el otro sigue con una piedra de una bañera «al que no le gustaba bañarse», «por eso, no olía precisamente a flores», dirá el que dibujó una flor en su piedra.

La historia termina cuando haya algún participante que sienta que con su piedra y su personaje puede dar un final.

Se pueden inventar todas las historias personalizadas que se nos ocurran. También podemos hacer fotos para obtener un hermoso recuerdo de verano y colocarlo, por ejemplo, en un bonito libro hecho a mano o grabar un vídeo y compartirlo en redes sociales con familiares y amigos.

Historias personalizadas con piedras_blogMiCuento